index

 

ONOMÁSTICA DE CANTABRIA

 

Los nombres de persona cántabros

 

Jesús J. Maroñas García

 

Santander, 1999

 

Palabras-Guía: ÁLAVA, AMAIA, AMAYA, ASTURIAS, AUTRIGONES, BURGOS, CANGAS, CANTABRIA, CÁNTABRO, CARISTIOS, CASTRO URDIALES, CONCANOS, DEVA, ENCARTACIONES, EPIGRAFÍA, ESTELAS, LARO, LEÓN, LINGÜÍSTICA, LUSITANOS, NOMBRES, ONOMÁSTICA, ORGENOMESCOS, PALENCIA, PEÑAMELLERA, RIAÑO, RIBADEDEVA, RIBADESELLA, SALAENOS, SELLA, VADINIENSES, VÁRDULOS, VELLICA, VETTONES, VINDIO, VIZCAYA.

INDICE:

Presentación:

¿Qué es la onomástica ?

 Cronología.-

ANTROPÓNIMOS

TEÓNIMOS

 

 

Presentación:

 

Se trata de una obra dividida en tres apartados, en la que se analizan pormenorizadamente los antropónimos indígenas presentes en las lápidas de época prerromana halladas a lo largo y ancho de la geografía comprendida dentro de los límites de la antigua Cantabria, englobando: la zona oriental de la actual Asturias a partir de la cordillera del Sueve, el NE. de León (valles de Riaño, Sajambre y Cistierna), el N. de Palencia, el N. y NO. de Burgos, y el occidente de Vizcaya (Las Encartaciones).

Excepcionalmente han aparecido estelas cántabras fuera de su solar de origen (Alava, Madrid, Jaén, Granada, Portugal, Francia, la ant. Yugoslavia, etc..), todas las cuales son incluidas dentro del repertorio onomástico objeto de nuestro estudio.

Se han analizado asimismo, los teónimos (nombres de divinidades) y los topónimos e hidrónimos más representativos, algunos de los cuales se hallan en uso como nombres personales en la actualidad.

 

¿Qué es la onomástica ?.-

 

Es la ciencia que trata de la catalogación y estudio de los nombres propios; en este caso partiendo de los materiales epigráficos (inscripciones en piedra) que han llegado hasta nuestros días, los cuales constituyen un archivo de incalculable valor.

Su estudio detenido nos ha permitido conocer no sólo la morfología de la nómina cántabra, sino también su origen, significado y parentesco con el resto de los pueblos que habitaban dentro y fuera de la Península Ibérica en la antigüedad.

La conclusión más importante es la que nos permite afirmar con absoluta certeza que los cántabros hablaban una lengua de filiación indoeuropea, muy afín al lusitano, aunque con rasgos que la aproximan en algunos ejemplos al celtíbero.

Dentro de la misma familia lingüística que los cántabros se incluyen en territorio peninsular, los lusitanos, galaicos, astures, vettones, vacceos, arévacos, várdulos, caristios, autrigones, pelendones, turmogos y berones, principalmente; y fuera de él, los galos, belgas, germanos, ilirios, dálmatas y panonios.

 

 Cronología

La primera cita histórica conocida documentalmente acerca de los cántabros nos la proporciona Marco Porcio Catón, más conocido como Catón el Viejo, de cuya obra «Los Orígenes», se conservan varios fragmentos, entre los que está el referido a la campaña que el propio Catón realizó en la P. Ibérica siendo cónsul en el año 195 a.C., y donde dice: .... fluvium Hiberum: is oritur ex Cantabris, magnus atque pulcher, pisculentus. («... el río Ebro: nace en los Cántabros, grande y hermoso, abundante en peces.»).

Este dato nos revela que los cántabros aparecen en el s. II a.C. como una unidad social, lo que permite suponer que la génesis como pueblo debió llevarse a cabo entre la fase final de la Edad del Bronce y la transición a la Edad de Hierro, a partir de las gentes indoeuropeas protocélticas de características muy arcaicas, que llegan en diversas oleadas a la P. Ibérica y que al asentarse a ambos lados de las estribaciones de la cordillera cantábrica se mezclan con los indígenas previamente establecidos.

A partir de aquí las citas de los historiadores y geógrafos griegos y latinos son más frecuentes, nombrando sus ciudades (Amaia, Vadinia, Iuliobriga, Moroeka, Concana, Ottaviolka, Orgenomeskum, Vellika, Kamarika), y ríos (Salia = Sella y Saja; Deua = Deva; Namnasa = Nansa; Magrada = Miera; Sauga = Asón), y refiriéndose al pueblo cántabro como guerreros indómitos, rebeldes y aferrados a su libertad, hasta el punto de preferir la muerte mediante la ingesta de hojas de tejo, arrojarse vivos al fuego, o incluso hacerse matar a manos de sus propios hijos, antes que verse sumidos en la esclavitud, reflejado todo ello en el famoso verso de Horacio: Cantabrum indoctum iuga ferre nostra («El cántabro, no enseñado a llevar nuestro yugo»).

Ningún otro pueblo prerromano de la península fué capaz de humillar de tal manera a las gloriosas águilas imperiales durante diez largos años (29-19 a.C.) hasta el punto de hacer castigar duramente a una legión con la retirada del sobrenombre de "Augusta" por su temor a los cántabros, y hacer venir al propio emperador Augusto para dirigir personalmente las operaciones militares al frente de ocho legiones y dos cohortes, auxiliado por su mejores generales, siendo Agrippa el que hubo de finalizar las operaciones, tras las cuales renunció malhumorado a los honores que habían sido solicitados para él por el alto coste de su victoria.

 

 

 

ANTROPÓNIMOS 

ABANO, ABANA y AVANA: Procedentes todos ellos de la raíz ide. * ab- "agua", "río" presente en latín y en las lenguas celtas (a. irl. ab < *aba "río"; irl. abhainn; galés afon).

ACCA: Basado en el vocablo ide. * akka "madre" (lat. acca; gr. akko "duende"; skr. akkâ "madre").

AIA: Nombre de procedencia celta.

ALIO: Su etimología se halla en la raíz ide. * al- "más allá", que con alargamiento ha dado origen al vocablo * al-ios "otro", "segundo" (skr. árana- "lejano"; a. pers. ariya; gr. állos; lat. alius; galo alos, allos; galés eil "el segundo"; etc.. ).

AMIA: Nombre celta procedente de la voz del balbuceo infantil * am(m)a, ami "madre" (alb. amë "madre", "tía"; a. isl. amma; toc. B ammaki; a.a.a. amma; etc..)

ANNA: Basado en una voz ide. del lenguaje de niñera (gr. annís "madre de la madre o el padre", "abuela"; lat. anna "madre nutricia"; het. anna-, annaš "madre"; etc..).

CÁNTABRA / -O: Gentilicio usado como nombre personal por los oriundos nacidos fuera del solar de origen como recuerdo de su pertenencia a la misma nación que sus progenitores.

LARO: Nombre de un mítico guerrero cántabro conocido gracias a la cita que de él hizo Silio Itálico, temible por su corpulencia y destreza con el hacha de doble filo.

NOIVE: Antropónimo femenino procedente de la raíz ide. * nei- "brillar", "relucir", constatado en el vocablo celta noibo-s "sagrada" (a. irl. nóib; irl. naomh; etc..).

QUEMIA: Femenino basado en la raíz ide. * kei- "yacer", "hogar", "íntimo", "amado" (célt. * koimos "querido", "amado" > a. irl. aoim, coem; a. galés y a. bret. cum; córn. kueff).

TALANIA / -O: Femenino y masculino procedentes de la raíz ide. * tel- "suelo", "llanura" (a. ind. talam "llanura"; a. irl. talam "tierra"; galés, córn. y bret. tal "frente"; a. prus. talus "suelo", etc..).

VADO(N): Su origen se halla en la raíz ide. * (a)ued- "agua", presente en la inmensa mayoría de las lenguas indoeuropeas (het. waatar; a. esl. voda; galo Auentia, ninfa de las fuentes; gót. wato; a. saj. watar; ingl. wet "mojado", etc.).

 

 

TEÓNIMOS

 

CABUNIAEGINO » CABUNIEGINO: Nombre de uno de los dioses cántabros cuyo radical parece hallarse en el celta Caburius que Holder y Tovar relacionan con el vocablo del a. irl. cobir e irl. cobhair "auxilio".

 

CANTABRIA: Divinidad cántabra citada en una inscripción hallada en Topusko (ant. Yugoslavia), y cuyo texto reza:

CANTABRIA / SACR(um) / CVSTOD(es) / EIVSDEM,

"Monumento sagrado a Cantabria. Los guardianes de la misma (diosa , lo pusieron)"

 

La etimología de este nombre y topónimo a la vez, se basa en la raíz prerromana, quizá de origen ilirio, * kant-, que aparece frecuentemente en nombres celtas y antropónimos, la cual guarda una estrecha relación con el también prerromano * kanta- / ganda- "roca".

El segundo elemento del nombre es la voz de procedencia ide. * abhro- "fuerte", integrante del antropónimo, también cántabro, Abrunaeno.

EPANE » EPANA: Caso único en la teonimia peninsular basado en el radical ide. * ekwos "caballo", con el cambio de -kw- > -p-, característico de las lenguas celtas del grupo britónico, llamados también "Celtas de la P": galo epo-s; galés ep "caballo"; galés y córn. ebol "potro".

ERUDINO: Es el nombre de otra de las divinidades cántabras, aparecido en un ara hallada en el monte Dobra, dedicada por Cornelio, de la aldea de los aunigainos (nombre conservado en el pueblo actual de Ongayo), el día 23 de julio del año 161 d.C.

Su etimología no es muy clara, si bien puede emparentarse con las raíces ides. * reudh-/rudh-/rudhro- "rojo" (provista de la vocal protética e- que denotaría la imposibilidad de pronunciar una R- fuerte en la lengua cántabra, tal y como sucede en griego, hetita, armenio y albanés), o bien con * er-/or-/ r- "hablar", "llamar", que provista del alargamiento -d- forma la base del vocablo también ide. * reud- "gritar". 

 

TOPÓNIMOS e HIDRÓNIMOS

 

AMAIA » AMAYA: Nombre de una de las ciudades cántabras, asentada en lo alto de una inmensa fortaleza pétrea que arranca de las últimas estribaciones meridionales de la cordillera cantábrica para internarse en solitario hacia la gran llanura, en la que sobresale por su impresionante morfología.

La cita más antígua conocida sobre esta ciudad la encontramos en el "Itinerario de Barro", hallado en Astorga (León), y fechado hacia finales del s. I o principios del s. II d.C.

En él se describe la vía que iba desde Legio VII Gemina (León) hasta Portus Blendium (Suances) o Puerto Calderón, en Cantabria): ".... desde Rhama hasta Amaia, 18 millas; desde ésta hasta Villegia o Vellica, 5 millas; desde ésta hasta Legio IV, 5 millas; etc..."

La Chronica de Ioannes Biclarensis narra el ataque del rey visigodo Leovigildo a Cantabria en el año 574, ocupando Amaia, a la que Culican califica de capital de los cántabros.

A partir de la invasión árabe, Amaya adquiere un gran protagonismo en la historia, ya que en ella se hacen fuertes los cántabros, dispuestos a defender una vez más su libertad por la fuerza de las armas, e incluso su fama y prestigio fué tal que temporalmente se hizo desviar el Camino de Santiago que atravesaba Alava, para hacerlo discurrir por Briviesca y Amaya en dirección a Carrión y Astorga.

Su uso como nombre personal femenino entre los vascongados nace a raíz de la aparición de la novela "Amaya o los vascos del s. VIII", escrita por Navarro Villoslada en 1879, fruto de su imaginación y sin base histórica ni documental en que sustentarse, falseando deliberadamente la historia mediante la usurpación de una parte importante del pasado de Cantabria.

Amaia proviene de la raíz ide. * am(m)a "madre", atestiguada en numerosas lenguas indoeuropeas.

En la onomástica de la P. Ibérica encontramos los nombres: Ama, usado entre los astures y vacceos; y Amma (con geminación de la -m-) entre los galaicos bracarenses, astures y lusitanos.

Ammaia, hoy Portalegre, es el nombre de una ciudad perteneciente al Conventus Pacensis que llegó a alcanzar el status de municipium, probablemente en la época de Claudio, tal como se cita en una inscripción del año 161 d.C.

Amaia» Amaya es pues, el símbolo de la lucha y el tesón del pueblo cántabro por mantener su libertad e independencia.

DEVA: Nombre de uno de los ríos más característicos de la Cantabria actual, de filiación celta y emparentado con los hidrónimos Deva, en Guipúzcoa, y Deva y Devana, en G. Bretaña. Deva es también el nombre ant. de la ciudad de Chester (Inglaterra), y el de una ciudad de Moesia, hoy Rumanía, a orillas del río Mures.

Etimológicamente procede de la raíz ide. * dei-/deiw- "brillar", "lucir" > "cielo", "dios", y su correspondiente adjetivo * deiwos "luminoso", "celeste", que en celta ha tomado el sentido de "divino".

* SAELIA: Es la forma bajo la que aparece citado en un documento del año 926 el río Sella, que discurre paralelo a la cordillera que por su margen izquierda servía en época prerromana de línea divisoria entre cántabros y lugones, y que se ha mantenido como frontera lingüística hasta la actualidad tal y como puso de relieve en su día Menéndez Pidal en su estudio sobre el tratamiento de la f- latina inicial.

Así, mientras hacia el occidente de la cordillera se mantiene dicha f-, acorde con la norma fonética del leonés (faba, farina, felguera, etc..), no sucede lo mismo con los territorios situados al oriente, donde la f- > h- muda o aspirada (haba = jaba; harina = jarina; helguera = jelguera, etc..), pronunciación ésta característica de Cantabria que se mantiene en gran parte de la zona interior y que supone un elemento lingüístico diferencial con respecto a las hablas vecinas.

El origen del hidrónimo se encuentra en la raíz ide. * sal - "agua", bien representado en la mayoría de las lenguas del mismo tronco: skr. sará "río", sal-ilá "mar"; lat. sal "el agua de mar", "olas"; irl. sàl, sàil, sàile "el mar", "agua salada"; a. prus. salus "torrente"; etc..

La misma raíz aparece en numerosos topónimos e hidrónimos europeos: Salia > actual Seille, afl. del Mosela, en la Galia; Salia > Salliae > actual Seille, afl. del Saona, en la Galia; * Salia > actual Hayle, río de la costa de Cornualles, en Britania; Sala, nombre de un afl. del Moerus, en la Germania, y del actual Saale, afl. del Elba; etc...

SALIA: Es el nombre con que se conocían en época perromana y romana dos ríos cántabros: el Sella y el Saja.

Al Sella se refiere P. Mela en su Chorographia, III, 12-15, al describir la costa cantábrica: "...Entre el litoral de los astures se halla la ciudad de Noega ... A partir de un río al que llaman Salia, la costa comienza a retroceder gradualmente..."

A ambos lados del río habitaban los salaenos, una fracción de los cántabros orgenomescos y cuyo nombre deriva del hidrónimo: "los del Salia".

El río Saja tiene el mismo origen, constatado en la documentación medieval desde el s. X, donde figuran términos como: "... in flumine Salia ...", "... in ripa de Salia flumine ubi dicen Golbardo ...", etc...

VADINIA: Nombre de una de las nueve ciudades cántabras citadas por C. Ptolomeo en su obra Geographica, II, 6, 50 y cuyo emplazamiento no está muy claro, pero teniendo en cuanta que la mayoría de las lápidas vadinienses aparecidas hasta la fecha han sido halladas en las cuencas altas de los ríos Sella y Esla, es ahí donde habría que situarla.

Su etimología está ligada a la del nombre personal Vado(n), ya que ambos están basados en la raíz ide. * aued- "agua".

Vadinia era pues: "la (ciudad) del agua", "la (ciudad) del río". El nombre personal, Vadinus, está atestiguado en la Germania Superior, y Vaduna como antropónimo e hidrónimo en Bélgica.

VINDIO: Denominación original de los Picos de Europa, donde se refugiaron los cántabros ante el acoso de las legiones romanas. Su etimología se halla en el vocablo celta vindos "blanco".

 

Otros títulos de la colección:

Cancionero de las montañas de Liébana - José Manuel Pedrosa

Amas de cría - José Manuel Fraile Gil

 

Teléfonos de contacto: 942.347488 y 332753